Y no, no estaba muerta y ni tampoco tomando cañas…ojalá. Estoy dándolo todo para tener lista mi pagina web para el día de mi cumpleaños, en exactamente 8 días. Y es curioso como los seres humanos trabajamos tan bien con un puto deadline, notar el frío metal contra tu sien hace que te dejes de móvil e historias y te pongas a teclear como si no hubiera una mañana.

   Y la verdad, no sé porqué estoy tan nerviosa, solo es darle un lavado de cara y mostrar mi lado más pro y serio, que también lo tengo aunque no te lo creas… Quizás sea el miedo a darme cuenta que lo que yo pienso que es ponerme una “máscara” es el realidad quitármela de una vez y mostrar ese lado reprimido mío. Y claro es exponerte, otra vez, con el miedo a ser juzgada y por mucho que nos digamos “no me importa lo que piensen los demás” en el fondo si que te importa, porque en realidad todo lo que queremos en esta vida es ser aceptados, tal como somos e incondicionalmente.

   Llevo ya más de un año inmersa en el tema de la aceptación, y lo que me queda, porque cuando piensas que por fin lo has conseguido te das cuenta que solo has cubierto el 10% del iceberg, es decir la parte visible. El 90% que está debajo de la superficie, ese si que da miedo. Miras a las oscuras aguas, frías e inertes en superficie y no sabes que hay allá abajo, y ni de coña quieres meterte a comprobarlo, pero sin hacerlo jamás llegarás a conocer de que pasta estás hecho ni las cosas que eres capaz de hacer. Sin conocerte no puedes llegar a amarte, ni amar lo que haces.

Nadie puede explicar mejor lo que yo siento ahora mismo que Will Smith con esta anécdota:

En el otro lado de tu máximo miedo, están todas la mejores cosas de la vida.

   Y de verdad que lo creo así, ya tengo aquí mi neopreno y la bombona de oxigeno ¿Te quedas en la superficie por si necesito más cuerda o quizás te aventuras conmigo en las profundidades de tu mente?¿estás preparado para saltar a tu mayor temor para descubrir la experiencia más impactante de tu vida?

   Me despido de este blog, que durante años tantas alegrías me ha dado, para dar paso a algo más grande, más maduro y más yo. Gracias de corazón por haber estado siempre ahí para mí, me siento realmente agradecida y espero que continúes conmigo en mi siguiente etapa <3