Cada día nos bombardean con carteles de publicidad donde se nos muestra gente guapa que van a tener sexo, que han tenido sexo o que parece que se les presenta una posibilidad remota de tenerlo. Y es que en esta sociedad consumista se premia la conquista, el ir más allá, el buscar el “siguiente bocado”

dg-anuncios-sexistas--644x450

Anuncio levantador de ampollas

   El tiempo de la conquista es algo muy excitante, pensar la estrategia, como en ajedrez, para conseguir la pieza deseada y cuando ya la tienes, sientes que ya no es la misma emoción de la caza y parece que lo único que te queda es idear  los improvements que le harías, ponerle nuevos complementos o experienciar con nuevas tecnologías.

¿Es que estamos acaso avocados al eterno “y sí”?

   Uno de los último libros que me he leído, La anatomía del amor de Helen Fisher, me ha dado una perspectiva bastante interesante del tema elección de pareja y adulterio. Me tiene en una dicotomía extenuante.

   Mientras nuestros antepasados nomadeaban por la estepa, las mujeres acarreaban a los niños y los hombres con lanzas en las mano los defendían. La monogamia era solo un trueque momentaneo, a lo sumo de un periodo de cuatro años, en lo que se tardaba en criar al hijo y una vez sucedido esto hombres  y mujeres eran libres de yacer con quien quisieran.

   Ese afán de conquista y esparcimiento de semilla nos viene ya dado en nuestros genes primigenios. Lo cual me lleva a pensar que a lo mejor estamos completamente equivocados con el tema monogamia, quizás al igual con la homosexualidad fue penalizada y hoy en día es de lo más normal; lo natural sea ser adúlteros – debo madurar más estas ideas antes de desarrollarlas, pero el post promete-

Anclada en mis trece.

   Hoy en día, la sociedad, en semejanza a nuestros antepasados que vagaban por la estepa en busca de un lugar donde abastecerse nosotros buscamos en la pareja un remanso de paz. La sociedad nomada dio paso a los primeros asentamientos y con ellas las primeras parejas estables pero ¿Qué fue de aquellos que bajo la eterna excusa de encontrar la ubicación perfecta dejaron pasar cientos de oportunidades de crecer y ser felices? Quizás pensaron que detrás de aquel oasis vendrían algunos muchos mejores, sin tener en cuenta que a veces el desierto es árido y el regreso al sitio que encontraron ya no es posible. La cuestión es ¿cuando hay que dejar de buscar?¿Como sabes que ya has llegado a tu oasis? ¿como hacerlo con las comodidades de hoy en día? Siempre puedes coger tu jeep, cargarlo de provisiones, buena música y tirar millas. Lo único malo es que es un camino de no retorno o pierdes tus huellas u otros nómadas, con más visión, lo ocuparon. Y es que suele pasar que el oasis que a primera vista no parece el ideal es el que oculta lo mejores manantiales y los rincones con más encanto para perderse…

perderse

¿No es acaso nuestra ansia de experimentar un paso atrás en cuanto a felicidad basal se refiere?

   El problema que veo es que nunca le he dicho que no a una aventura, no he dejado de entrar a sitios prohibidos solo porque un cartel lo rezara y he saltado todas aquella vallas que me impedían seguir mi camino de experimentación, y más si adherida a su superficie estaba la placa de “peligro de muerte” y claro cuando llega el momento en el que encuentro un oasis genial y termino siempre debatiéndome entre el parar mi periplo o simplemente coger algo de agua para continuar el camino.

El pájaro quisiera ser nube; la nube, pájaro.

Rabindranath Tagore

   Y es que es de este modo jamás disfrutas de lo que tienes con la eterna sombra de la insatisfacción planeando sobre tu cabeza.

   Y en cuanto a ti ¿Sigues buscando mas allá de lo que tienes por miedo a estar perdiendonte algo excitante? o quizás ¿ya encontraste ese lugar, donde dar descanso a tu corazón, y te la suda lo que haya ahí fuera? ¿Qué opinión te merece el hecho de que la monogamia quizás sea un modelo demasiado anticuado para los tiempos que corren? -quiero recoger puntos de vista antes de lanzarme a escribir como una loca-

Gracias <3

23 comments on “¿Monogamía? Sí, a mi dos, gracias”

  1. Pues que independientemente de los modelos de relación que haya para elegir, hay gente con distintas inclinaciones ¿naturales? ¿aprendidas? No sé. Pero en mi caso, tiendo mucho a la monogamia, y cuando estoy con alguien me gusta apostar por ese alguien, no ando pensando en lo posible que me estoy perdiendo, la verdad. Y no es que haga un esfuerzo, es lo que me sale solo.

  2. En nuestra naturaleza está el desear solamente aquello que no hemos alcanzado. Lo realmente difícil es aceptar y reconocer que, pese a tener pareja, nos sentimos atraídos por nuevas personas y experiencias.

    Mientras sigamos midiendo la calidad de las relaciones por los años que duran seguiremos anclados a la monogamia. El modelo Casarse > Comprar una casa > Tener hijos > Vivir felices tiene mucha fuerza en nuestra sociedad y por tanto el ir de relación en relación se suele considerar un fracaso.

    Por suerte las cosas cambian y cada vez solemos “aguantar” menos una relación que no funciona en pos de nuestra felicidad y no por tener que hacer lo correcto de caras a la sociedad.

    Un abrazo.

  3. A mí la estrategia me horroriza…no me verás nunca jugar a juegos de estrategia. En la vida igual. Y soy persona de costumbres y me encantan. Lo digo siempre, yo soy persona de relación estable que es cuando mola. La fase del enamoramiento la ODIO. Es pura exaltación hormonal y superficialidad a tope. No estoy ya para tanto movimiento. Nunca paso de la primera fase porque me abruma tanto que si no termino yo, termina el otro. A ver cómo diantres voy a la fase en la que sé que voy a estar más cómoda. Ah, y eso del aburrimiento, ¿Qué es? Mi creatividad no tiene fin y para desarrollarla a tutiplen, necesito estabilidad…poniéndolo así, no me extraña mi historial…

    Por otro lado, el tema de la monogamia y tal…no creo que seamos monógamos por naturaleza (otra cosa es que uno individualmente se sienta cómodo ahí), y que lo ideal de la muerte sería que la monogamia por interés no existiera (como lo que dices de las tribus nómadas y que para las mujeres ha sido así hasta hace bien poco, y de hecho, yo digo que sigue siendo así, pero ahora es emocional…que la independencia económica ya la tenemos, pero la emocional, NO. Muchos siglos de tralla contra nosotras)…

    Yo creo que las posibilidades serían fantásticas…

  4. Hola!!
    Cuanto tiempo sin comentar… pero el tema lo merece 😛
    La verdad es que, como amante de la genética, debo decir que la monogamia es el peor invento (humano) que ha podido ocurrirle desde el punto de vista de la evolución como especie… Si el propósito de un ser vivo es transmitir sus genes y, por tanto, tener tanta descendencia como sea posible, la monogamia fastidia bastante este propósito. Es un concepto relativamente reciente que, en mi opinión, fue introducido a la vez que la religión católica, y que en ocasiones puede quedar algo desfasado…
    Además, biológicamente, estamos preparados precisamente para estar “enamorados” de esa pareja durante el tiempo en el que se tarda en criar a un hijo (como dices, unos cuatro años, eso es lo que suele durar el enamoramiento…). Y no solo eso, aparentemente hay tres regiones en el cerebro, que suelen estar independientes, que procesan tres tipos distintos de “amor”: romántico, apego (la estabilidad derivada de una relación larga) y sexual, lo que teóricamente te permitiría estar “enamorado” de hasta tres personas al mismo tiempo o, en cualquier caso, tener sentimientos hacia distintas personas. Te dejo un link aquí, que lo leí el otro día y me pareció muy interesante: http://www.sciencealert.com/watch-the-science-behind-why-we-cheat-on-people-we-love
    La verdad es que no se si ese afán por la monogamia se debe a que la gente “se acomoda” como dices, o es más un estigma social… Supongo que el hecho de formar una familia y quedarte atada a ella te garantiza que cuando llegues a cierta edad no vas a estar “solo”, porque teóricamente tu pareja y descendientes van a estar ahí y, dado que el ser humano es un animal tan sociable, puede que tenga sentido vivir en el seno de una familia… dado que la sociedad ha crecido tanto que el ser humano ha quedado muy individualizado y la familia es una manera de agruparse… (esto solo son teorías propias, no tengo nada que lo respalde jajajaja)

    Bueno, vaya tocho que he escrito… jajaja espero que al menos te haya sido útil o interesante… jaja y estoy deseando leer el post sobre la monogamia!! 🙂

    un beso guapaaa!

  5. PD: Tras todo esto, añadir que yo soy fiel seguidora de la monogamia porque a mi al menos me ha funcionado hasta ahora… jajajaja pero vaya, entiendo que haya gente que empiece a descartar esa idea!! jajaja

  6. Me hace gracia esto de que nos vayamos al hombre de la estepa para explicar tanto la paleodieta como la poligamia. Pues muy bien, oye.

    Pero, ¿y si una persona es introvertida? ¿Y si, a pesar de serlo, necesita crear vínculos duraderos para tener cierta estabilidad emocional? Y lo más importante, ¿y si necesita esta estabilidad emocional para canalizar su energía en otras actividades creativas?

    En mi caso nunca he sido más inestable que cuando estaba soltera. Soy muy emocional y no conseguía separar mi parte creativa de ansiedades amorosas puntuales. Y no, nunca he necesitado la ansiedad y el dolor para crear cual imagen estereotípica de artista bohemio.

    Para mi, la monogamia no es algo que me esfuerce en mantener, no significa ninguna lucha interna (el día que lo sea, me replantearé la relación). En mi caso significa tener un mejor amigo del sexo opuesto con el que me tengo que poner de acuerdo en ciertos temas no tan agradables como tareas domésticas y demás cotidianidades, y que precisamente por ello, me enseña a respetar y ceder de vez en cuando, algo que no me viene nada mal… Y, sobretodo, significa tener a alguien con el que siempre puedo contar y que me apoya en mis búsquedas creativas, ayudándome a reafirmarme cuando me falla la decisión y la energía. De nuevo, un amigo con el que comparto techo y animal doméstico.

    Y a quien no le guste llegar a una casa compartida y prefiera su espacio de intimidad absoluta, o necesite conquistas para tener una dosis de adrenalina suficiente, o quiera vivir relaciones amorosas para aprender más del mundo y de sí mismo, muy bien me parece. Quedaremos para tomar unas cañas y que me cuente sus conquistas.

    Al final se trata más de conocerse a uno mismo y saber lo que uno quiere, como con cualquier decisión importante en la vida, ¿no? Meter a todo el mundo en un saco me parece un gran error en este caso.

    Así que desde aquí hago un llamamiento XD para que, cuando estemos de cañas, no me vengan con el hombre de la estepa para explicarme (pobre de mí, qué ignorante soy) que mi elección no es natural.

    Un abrazo, Caro

  7. Yo te entiendo perfectamente Cigi, si yo también tiendo naturalmente a la monogamia y no pienso en lo que me pierdo, es solo que ese libro me ha hecho empezar a cuestionarme esas convenciones sociales… por eso quería tantear otras opiniones…

    Gracias por darme tu opinión <3

    Chuuu!!!

  8. Si estoy contigo en que en cuanto conseguimos lo que queremos ya dejamos de valorarlo tanto…Y sí, sé lo que se siente cuando la gente que cumple el patrón arriba descrito te miran con carita de circunstancias mientras les relatas tu última, y fallida, relación…no se paran a pensar que a lo mejor yo he crecido como persona muchísimo más después de cuatro malas relaciones que ellos con una sola y “maravillosa”. Gracias por el punto de vista, no lo había observado aún así…

    Lo de no “aguantar” no sé yo si es algo bueno o malo, sé de relaciones que comenzaron muy tormentosas y ahora van como la seda, si ellos ni hubieran aguantado no hubieran llegado a ese punto. Yo sigo creyendo en luchar hasta que no me quedan cartuchos (serán mis reminiscencias masocas que aun asoman…jajaja)

    Un abrazo de vuelta pues!

    Chuuu!!

  9. Ay mi Rosanita, que odia la etapa del enamoramiento…si es que!! si es la puta sal de la vida…por las que más bellas obras se ha escrito, más emocionantes canciones compuesto y más mundo ha movido…Cómo puede no gustarte? Hay que ceder el control al reptiliano de vez en cuando mi niña, que tanta racionalidad mata los sentidos <3

    Y no sé porqué yo ya sabía que a ti el tema monogamia como que no te estaba molando mucho, esa vena científica al poder! XD

    Pues investiguemos ese mundo de posibilidades, no te parece?

    Chuuu!!!

  10. Vane!! Yo también tengo esa teoría, cuando me dan mis ataques de “diox mío pero que mayor que soy ya, se me pasa el arroz” y luego lo analizo fríamente y no sé si realmente es que quiero formar una familia o simplemente no sentir que voy a morir sola…Yo respaldo tu teoría, te vale?? jajajajaja

    Muy interesante el articulo, y sobre todo lo de que son tres regiones del cerebro las que se activan individualmente y podríamos sentir cosas muy fuertes no solo ya por dos sino por tres personas a la vez…ummm…tengo que investigar más eso, me interesa!

    Me encanta tu aclaración , en plan “oye churri que si lees esto que sepas que bien, eh? que guay que yo contigo na más…”JAJAJAJAJA

    Super fan ya!

    Chuuu!!

  11. Me he remontado al hombre de la estepa porque es lo que cuenta Helen en el libro, que a mi el hombre de la estepa ni me va ni me viene, más o menos igual que los hipster de Shoredich, que tiene que haber de todo en este mundo…así no se vuelca! XD

    Para mi tampoco supone una lucha interna la monogamia pero lo que me planteo es…No me lo supone porque es lo que he aprendido y mamado desde pequeña, o porque hay un componente genético y natural en ello? Ajá!

    Btw tu descripción de una relación me ha parecido de lo más “romántica” XDDDD Me meo <3

    Chuuuu!!!

  12. jajajajajajaja la verdad es que era más en plan “si bueno, esta es la teoría… yo me la salto en la práctica jajaja” pero me gusta mucho más tu versión, llevo un buen rato partiéndome jajajajaaja
    🙂

  13. Jaja, es que me estresa, ofúúúú….a mi favor diré que a mí el flirteo inocente me gusta, lo que no me mola es que la inocencia sólo la vea yo y me salten a la yugular en cuanto me descuido…Yo soy así, o flirteo tontuno sin pretensiones de nada o directamente pareja estable.

    Por lo demás, sigo diciendo que el enamoramiento es una puta mierda. Mi psique no lo aguanta. Y menos ahora que parezco una veterana de la guerra del vietnam con síndrome de estrés posttraumático, que se me sube el cortisol (vaya, que doy un bote), cuando voy por casa sin gafas y veo bultos (el cubo con la ropa sucia)…O sea, que mi reptiliano está en overdrive y está “overwhelm”..así que porfi, yo enamoramiento no…:P 😛 Por mi salud física (y psíquica)…

    A mí me encanta investigar, lo malo es que la gente tiende a ser bastante tradicional…bueno, yo también lo soy, pero a mi manera jajajaja

  14. Ja, estar enamorado de dos o tres a la vez??? JA, lo sabía. Yo tenía ese problema de adolescente. Siempre estaba enamorada de mínimo dos, y lo normal eran 3 o 4. Según cómo me trataba uno u otro en un día determinado iban subiendo o bajando en el ránking. Lo mismo he encontrado mi respueta para que no me dé el estrés de enamorada, estarlo de varios y así, cuando uno sea un poco gilipollas, pasaré de su culo y me iré con el otro…así la fase putada-enamoramiento pasará sin matarme y podré llegar felizmente a la fase pareja estable y por fin podré saltar el gap insalvable. Oh, creo que lo voy a intentar…jajajaja…lo malo es que ahora no aguanto un carajo, que parezco una abuela y eso requiere energía tela (para salir tanto y eso)…bueno, ahora tengo más motivación para ponerme a hacer deporte (operación bikini? Puaj, demasiado simple para mí) 😛 😛

  15. Yo también soy introvertida y por eso deduzco que la fase pareja estable y bien avenida es mi estado donde yo sería más estable, pero como ya he dicho (tres veces ya), no paso ahí porque la fase primera me desestabiliza una cosa mala. Yo soy persona de costumbres y de mi espacio, compartido, con mi gente que me sirvan de estabilidad emocional. Cuando yo me siento arropada es cuando mi mejor yo florece. También tengo una parte más cañera, pero no creo que el irme con otros tíos sería la solución, sino más bien hacer esas cosas que me molan y que me dan la cantidad de movimiento necesario: viajar, ir a conciertos, hacer alguna fiesta, etc. En definitiva, maneras hay a montones de buscar la vidilla.

    También entiendo que para alguien más extrovertido y que necesita de la interacción con mucha gente, igual se cansa antes en una relación monógama y necesita salir a cazar. Por mí bien, mientras yo no me entere y mientras esa persona sea leal, porque para mí la lealtad está por encima de la fidelidad…

  16. Hombre, yo he descubierto muchas cosas de mí que son aprendidas y me esfuerzo en cambiar, algunas muy profundas.

    Pero, como digo, ni en la más loca de mis noches, con los sentidos anulados al 90%, me he sentido impulsada a buscar maromo, aunque estuviera soltera. Mas bien he bailado como una loca y me he sentido más extrovertida hablando por los codos y riendo sin parar. Esa era mi noche perfecta. Razón por la que, cuando he acabado una relación y mis amigas me decían “ahora toca liarte con lo primero que encarte”, a mi cara de póquer le apetecía bastante poco. No disfruto de la caza y me costó mucho verlo como algo normal, comparándome con la gente de mi alrededor. Y las veces que me forcé me sentí bastante decepcionada con la situación.

    De nuevo, pienso que la respuesta es más psicológica que fisiológica. Pero aceptaré barco si elaboras una buena teoría 😉

  17. Rosana, parece que nos pasa lo mismo. Y lo que me hace gracia (o no tanta) es que siempre han intentado convencerme de que debería soltarme la melena en este sentido, pero cuando lo he intentado, he sentido que iba en contra de mi “yo esencial”, como lo llaman ahora…

    He tardado mucho en aceptar que no me ocurre nada malo, que así es como soy y que me tengo que mover por esa sensación interna. Cuando me dicen que no es lo que debería sentir, es como si me dijesen que no estoy lo suficientemente evolucionada… en fin

  18. Sandra, ¡Sí! Mira, me he pasado media vida intententando acallar lo que sentía, porque primero ni me entendía ni me entendían a mi alrededor. ¡No pienses tanto! ¡Suéltate! Y todo eso…y no se trata de eso, se trata que cada uno tiene un ritmo y una forma de funcionar diferente. Y que bien podemos ser más pausados y no por ello aburridos o mojigatos. A mí la información recibida del exterior me ha hecho mucho mal, la verdad. Era una lucha interna bastante grande. Pero me estoy conociendo más y oye, cada uno a lo suyo.

    Me alegra saber que no soy la única 🙂

  19. Bueno, más que monogamia si o monogamia no es más bien seguir tus instintos y lo que te pida el cuerpo (literalmente) y hacer lo que realmente te llene (NO LITERALMENTE!).
    Escribes muy bien y lo expones tan bonito que casi le dan a uno ganas de lanzarse a ser polígamo de 10 en 10! Pero creo que al final ninguno de los extremos son buenos, ni conformarte con uno que esté medianamente bien, ni intentar probarlos todos por miedo a estar perdiéndote a ese ideal que sólo existe en tus sueños (ese paradigma de la perfección que nos han creado la publicidad y la falsa imagen de las redes sociales).
    La poligamia puede ser una etapa entre monogamia y monogamia. Igual que esos nómadas que se pasaban juntos 3 o 4 años y luego vuelta a empezar. Lo malo sería encerrarse en alguna de las 2 posturas y decir: “No, yo es que si me acuesto con alguien es porque quiero estar con él toda la vida!” o el igual de malo: “Yo nunca repito”.

  20. En realidad es top tanteando el tema, salió en una discusión un día y empecé a leer sobre ello. Quiero saber hasta que punto es algo que la sociedad nos lo imponía pero no nuestros genes XD Así soy yo, planteándome creencias a cada paso del camino 😉

    Pero si, en el punto medio está la virtud…pero en este caso ¿Cuál sería el punto medio? entre nada y una persona?…o entre una persona y veinte? donde poner el limite?ajá…complicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*