La seda dental de tu mente…

   El otro día fue un día esos del mes tonto y decidí darme un respiro de los estudios, en mi periplo por el ciber mundo tuve la suerte de toparme con un video de Guy Winch en una Ted talk.

Mira que carusa más confiable XD

   Guy es un afamado psicólogo que nos advierte de como tenemos muy buenos hábitos de higiene personal pero ninguno de higiene emocional. Si hace un siglo la humanidad se empezó a preocupar de su higiene y la calidad de vida a aumentado un 50% ¿Qué no seríamos capaces de mejorar si nos preocupamos por higienizar nuestras herida emocionales?

   El video nos da una lista de cosas que dañan a nuestra calidad de vida tanto como el ser fumador, a diferencia de que en el paquete de cigarrillos viene una advertencia, en ninguna de las cosas listadas abajo advierten del peligro y, por ende,  no se puede tratar algo de lo que ni siquiera eres consciente que te hace daño:

  1. La soledad
  2. El fracaso
  3. El rechazo
  4. El rumiar

La soledad

   Hace que te sientas desconectado emocional o socialmente de aquellos que te rodean. No es la ausencia de compañía, podemos estar rodeados de personas y sentir una gran soledad.

Ay, qué solica estoy aquí arriba…

   La soledad lleva asociados síntomas físicos de la indole de alta presión arterial, alto colesterol y depresión del sistema inmune.

El fracaso

   Se observó el caso de tres niños que jugaban con similares juguete. Era un caja con un botón morado y uno rojo. Al deslizar el rojo se abría y aparecía un peluche de un perrito. La primera niña después de presionar el morado y ver que no pasaba nada se echó a llorar, el niño que estaba a su lado viendo eso, sin ni siquiera tocar la caja lloró también, pero la tercera niña no se rindió y al final consiguió sacar el peluchito.

   Lo único que hizo que los dos primeros no tuvieran éxito fue el engaño de su mente haciéndolos creer que no podrían.

Sí tu mente te dice que no eres capaz de hacer algo y tú la crees. Entonces no serás capaz.

  

En este caso, por mucho que tu mente quiera, no atraviesas paredes…

   Es por eso que mucha gente actúa muy por debajo de sus posibilidades, en algún punto en el camino fallaron y ya sus mentes les hicieron creer que no podían hacerlo mejor. Y una vez que tu mente está convencida de algo es muy difícil hacerla cambiar de opinión.

El rechazo

   Imagina que una amiga tuya ha ido a una cita a ciegas, de la cual estaba muy ilusionada, después de 10 minutos el chico se levanta y diciendo que no está interesado se va. ¿Si esa amiga te llamará en ese momento le dirías que es lógico que se fuera porque tiene el culo muy gordo y es una aburrida?¿No, verdad?¿Pues por qué te dices esas cosas a ti mismo cuando te sientes rechazado?

Te quiero tanto, rodillita mía…¡preciosa!

   Hay estudios que demuestran que cuando tu autoestima es baja eres más vulnerable a la ansiedad y el estrés. Así que lo mejor cuando nos sentimos rechazados es subir nuestra autoestima, no hacer leña del árbol caído.

El rumiar

   Esa manía de revivir escenas desagradables que nos han pasado una y otra vez, es la de las más tóxicas de todas. Reviviendo escenas y repitiendo pensamientos negativos corremos el riesgo de entrar en depresiones crónicas, alcoholismo, desordenes alimenticios y accidentes cardiovasculares. Dejar de rumiar es uno de los hábitos mas costosos pero a la vez mejores que puede hacer en tu vida.

¡Muuu! Deja el rumiar para mi…

En resumen, la mejor manera de comenzar con nuestra higiene mental es:

Tomando acción cuando te sientes solo, cambiando tu respuesta al fracaso, protegiendo tu autoestima, y cambiando el  modo de batallar con tus pensamientos negativos…de este modo, tú no solo vas a sanar tus heridas emocionales, vas a crear una resiliencia emocional y convertirte en una persona prospera.

Si te apetece ver el video completo aquí te lo dejo <3

Y tú, ¿Practicas algún tipo de higiene mental? ¿Te has pasado la seda ya hoy? Yo ya estoy en ello…