Encuentra a tus locos…

   “Estás como una cabra” creo que ha sido la frase que más me han repetido en mi vida, y me molestaba porque sentía que nadie me tomaba en serio, era el payasito del grupo con mis historias e ideas. Sentir que era distinta y que la gente pensara que no estaba bien de la cabeza me hacia sufrir. Sentirse fuera de lugar a tiempo completo es una de las cosas más tristes que me han pasado en la viday que conste que mi vida no ha sido un camino de rosas– llegó el punto en que decidí que prefería estar sola que mal acompañada. Es un paso importante, como seres sociales que somos, antaño no pertenecer a un grupo podía significar la muerte y ese sentimiento está grabado a fuego en  nuestros genes. Sigue a la manada, haz lo que ellos hacen, intégrate, no destaques. No permitas que te señalen con el dedo.

finger

   Recuerdo mi adolescencia como una época especialmente oscura, pasaba los fines de semana borracha, sentía que en ese ambiente podía ser yo, porque la gente no veía mis excentricidades como algo tan extraño estando bebida.

 En las noches más oscuras era donde encontraba a mi tribu, gente deshinibida a la que no escandalizaba nada y hacían cosas fuera de la norma sin vergüenza.

   Esa misma gente que un lunes por la mañana me juzgaba, hipocresía como la moneda de cambio más corriente en esta sociedad enferma, sociedad de gente tóxica, gente negativa y triste.

   Me costaron muchísimos años, neuronas y casi un hígado darme cuenta que ahí no estaba la respuesta, debía de haber gente que fuera con yo sin necesidad de drogas así que decidí buscar al resto de mis “cabras” estuvieran en el monte que estuvieran.

cabras

   Siempre que tengas claro lo que quieres el universo conspirará para que lo encuentres y así es como he ido encontrando mis perlitas, gente positiva y divertida en mayúscula. Esa rara avis difícil de hallar, no las vas a encontrar en el bar con el resto de tus colegas, ni en la discoteca bailando, ni siquiera puede que los encuentres en un evento networking sobre el tema que te interese, pero esa gente deja miguitas de pan, abre bien los ojos porque están ahí, sentado a tu lado tarareando una canción mientras trabaja en su portátil, con todos sus bártulos en el suelo mientras capta un momento con su cámara o haciendo un garabato en la servilleta de un bar.

napkin

   Así que busca tu tribu, busca tus locos, no pares hasta que los halles porque hasta entonces no sabrás lo que es ser tu mismo, libre, sin prejuicios ni ataduras. Y haz por tener momentos para dedicarles, porque seguramente esos locos viajaran y cambiaran de ubicación casi más que tú, es por tu salud,  reúnelos, haz un grupo en Facebook, haz lo que sea necesario pero jamás pierdas el contacto, es lo que te va a mantener cuerdo en esta sociedad superficial y consumista.

   Hoy una de esas piedras preciosas, que me ha regalado muchos años de risas y conversaciones profundas vestidos de perros verdes,  me ha obsequiado con un regalo de valor incalculable: Nada resume mejor estos años de amistad que estos cuatro minutos de video. Jamás lo pasé tan bien con tan solo un batido de vainilla en el cuerpo. Gracias de corazón Lucas.

Y dicho lo dicho:

¿a qué carajo esperas a salir ahí fuera y encontrarlos?