Vivimos en un mundo que gira demasiado rápido, donde todo es para ayer, las comunicaciones son instantáneas y si no son así, nos impacientamos. La comida es rápida -y basura- los transportes públicos pasan cada pocos minutos y si tardan, nos exasperamos.

reloj

   Debo confesar que yo me convertí en una de esas personas en Londres y el estrés terminó por dejar huella, tanto física como mental.

   Así que decidí volver a encontrar mi centro, retirarme unos días de ese mundanal ruido, cuidar mi alimentación, comer sin prisas, reír sin pausas, olvidarme del móvil y dejar que la vida vaya tomando el ritmo que me gusta sin forzarla. Aburrirme, señor ¿cuánto podía hacer que no me aburría? Debería estar penado por ley no hacerlo al menos una vez por semana.

   Se me había olvidado lo que era que no te duela nada, no estar cansada, disfrutar de una puesta de sol, perderme en una mirada sin tener que estar mirando el reloj de reojo. Vivir, en definitiva.

miradas

   Que no es más que ser consciente de tu plenitud, estar agradecida por lo que se tiene, ir sin peinar, sin maquillar y si me apuras hasta sin ropa interior. Ser tú y mostrarte tú, sin tantos artificios.

despeinada

Y bueno aquí me hallo, perdona si tardo en dar señales de vida.

12 comments on “Vivir, en definitiva…”

  1. Cuánta verdad. Este verano pensaba yo cuánto echaba de menos aburrirme en el pueblo con los amigos. Ya sabes, quedar, no tener nada que hacer porque no había nada que hacer y pasar un rato estupendo de aburrimiento, donde las palabras sobran o de puro aburrimiento, la creatividad salta a la palestra y empezamos a inventarnos letras de canciones a hacer fotos por todo el pueblo raras (ahora uno de ellos es fotógrafo de los güenos, güenos), etc. ¡Viva el aburrimiento!

    Gracias Caro por esta entrada! Besos!

  2. ¡Hola! nunca me había decidido a responder, pero por fin me decidí! jejej.
    La verdad es que tienes toda la razón. Creo que a veces nos centramos tanto en nuestras rutinas, (y no refiriéndome sólo a rutinas de trabajo o estudios) que a veces nos olvidamos de otras cosas que parecen carecer de importancia, tales como el silencio, la pausa, no pensar en nada ni en nadie, de caminar simplemente sin mirar el móvil… Es que realmente como que no tenemos tiempo de “aburrirnos” con tantas prisas, tanto móvil y tanto de todo, ¡con lo importante que es!
    ¡Te mando un abrazo!

  3. Felicidades Caro chan!
    Te has desconectado un momento de la vorágine de “la matrix” para comprobar que el mundo real esta aún allí. ^__^u
    “perdona si tardo en dar señales de vida.”
    Ah! no, quedamos en que nada de prisas, “be calm and enjoy the moment”.
    C-Ya!

  4. Estupenda reflexión.

    Sin duda es fácil entrar en la rueda de no parar, de pensar que nos estamos perdiendo algo a cada momento, de que no estamos siendo suficientemente productivos, etc. Sobre todo en una gran ciudad donde todo el mundo va muy rápido y donde nada para.

    Creo que algo va mal en nuestra forma de vivir en este mundo cuando no somos capaces de desconectar, vivir sin móvil, comer a diario disfrutándolo y sin prisas, y, como tú dices, VIVIR, en definitiva 🙂

    Un saludo y te animo a permanecer en este nuevo estado en tanto sea posible 🙂

  5. Otro de tus tantos post geniales.
    Hace años que pienso que aburrirse no tiene la valoración que se merece. Ese momento que no haces nada pero por tu cabeza igual suceden muchas cosas.
    Saludos caro!
    Pd: Nunca se te dio por escribir un libro?
    Capas que ya lo hiciste y no me entere, pero lo compraría con mucho gusto 🙂

  6. jajajaja Ay! Roxy, no sabes lo que pienso en esos veranos de jovenzuela donde me aburría tanto con mis amigas, que hasta deseaba que empezaran de nuevo las clases…Ainsss!!

  7. Es eso Cris, que nos ocupamos cada minuto del día, parece que nos da pánico quedarnos un ratito sin hacer nada, contando manchas en el techo…

    Y bienvenida <3

    Chuuu!!

  8. Si, Andrés, lo necesitaba…no he conseguido aburrirme del todo pero lo he intentado con todas mis fuerzas…pequeño padawan!

    Chuu!!!

  9. Mario, creéme cuando te digo que lo intento pero de repente me veo organizándome el día en pomodoros, en pomododos tío, lo mío no tiene remedio! jajajajja

  10. jajajajaja Koi, que me meo!! Un libro…creo que todo llegará. Estoy intentando encaminar mi vida profesional para poder disfrutar de tiempo de calidad en el que incluso, además de aburrirme, pudiera escribir un libro que me comprarías tú <3

    Chuuu!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*